GR ecoturismo

SIente l a l lamada  de la Naturaleza

Viajes de naturalezscubrira y senderismo al alcance de la mano

 

El Pinar de Valsain. Y las Fuentes de la Granja. 

Miercoles 26 de Julio 

Posibilidad de Baño en pozas naturales!

Un recorrido Senderista por el Pinar de Valsain para llegar hasta el Palacio de la granja donde a las 17.30 se abren las fuentes de los jardines en un espectáculo de agua que merece la pena visitar.

Logística

  • Iremos/volvemos en Minibus de 9 plazas.Aquellos que quieran ir en su vehículo tienen un descuento de 7€. Ruta lineal, se vuelve en vehículo privado a por los coches en el puerto de Navacerrada (disponemos de un vehículo de cortesía).
  • Pto de encuentro/Salida: 

8.30 Principe Pio, salida de Metro enfrente del Hotel Florida Park.

Precio:  24€ . Incluye trayecto guiado por Guia titulado, Seguros, entrada a las fuentes .

NIVEL DE ESFUERZO GR

Distancia: 15 km hasta la Granja. Por pinares en sombra la mayoría del tiempo.

Llevar bañador y toalla por si nos bañamos en alguna poza del río. Así como una bolsa con ropa de muda por si nos mojamos en las fuentes.

GRUPO MINIMO 3 CAMINANTES

Marco Geográfico
Ruta fresca por el valle del Eresma, vertiente norte de la sierra de Guadarrama, bajando por los pinares de Valsaín hasta el embalse del Pontón Alto, caminando a lo largo de las Pesquerías Reales desde donde caminaremos hasta la Granja de San Ildefonso para visitar las fuentes del Palacio.

Descripción del itinerario
Itinerario fresco por los pinares del río Eresma, iniciando la caminata en el puerto de Navacerrada cogiendo el Camino Schmidt hasta la pradera de Navalusilla o de la Navilla, descendiendo por los pinares a cruzar el arroyo Ventoso y de allí a la pradera de Navalazor, desde la cual bajaremos al arroyo Minguete y de allí al río Eresma, bajando por las Pesquerias hasta Boca de Asno y los Asientos.
Desde allí el descenso del río nos conduce, pasando por el espectacular Puente de los Canales, hasta el caserío de Valsaín, y tras cruzarlo continuar por uno de los tramos menos conocidos de esta ruta: desde la Presa del Olvido al embalse del Pontón Alto, pasando por el puente del Anzolero y la Central Eléctrica. Final en el Puente Nuevo de Segovia, sobre la cola del embalse. Posibilidad de baño.

Valores naturales
Los Montes de Valsaín fueron el primer espacio natural protegido legalmente en España, con la prohibición de caza y pesca en 1579. Estos montes pertenecieron en siglos pasados a la ciudad de Segovia, a la Noble Junta de Linajes y al Común de su Tierra, hasta ser comprados en el año 1761 por el rey Carlos III. Desde esa fecha la propiedad estuvo vinculada a la Corona, salvo en el período comprendido entre la promulgación de la ley de desvinculación y venta de bienes de la Corona de 9 de diembre de 1869 y la Ley de junio de 1876, en que pasó el monte Matas a manos privadas, siendo devueltas a la Corona salvo las Matas Pirón, La Súca y Navalosar. Durante la Segunda República pasaron a formar parte del Patrimonio del Estado.
En el año 1982 y como consecuencia de la Ley 23 de 16 de junio, reguladora de los bienes del Patrimonio Nacional, la titularidad de estos Montes, fue transferida al ICONA. Posteriormente y al desaparecer éste, pasaron a ser propiedad del Organismo Autónomo Parques Nacionales, quien los gestiona a través del Centro Montes y Aserradero de Valsaín.
La singularidad del espacio, así como la riqueza y diversidad de su avifauna (más de 100 especies de aves nidificantes) hicieron que fuera declarado en 1987 como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), así como la posterior inclusión en la red NATURA 2000 de espacios protegidos de la Unión Europea.
Gran parte de los pinares que se recorren en este itinerario fueron declarados Sitio de Interés Nacional en 1930.

Valores culturales
Carlos III, con 53 años, no dudó en emplear durante dos años (1767-1769) a sus mejores maestros de obra para acondicionar la margen izquierda del río Eresma. A este camino se le conoce como “Senda de las Pesquerías Reales” y su finalidad era facilitar la pesca a la realeza además de favorecer un ambiente adecuado para la cría de la trucha (se creaban retenciones en el curso del río y, a través de suaves cascadas, se oxigenaba el agua). El camino, de aproximadamente 9 km de longitud y dos metros de anchura, fue construido con cantos rodados, losas de granito y arena. En él se pueden observar también escalinatas que favorecían el acceso al agua y pasaderas de piedra y pontones de madera, hoy perdidos, que ayudaban a vadear o cruzar el río dependiendo de su caudal.

Los Jardines
 En la Granja se hallan artísticamente fusionados los jardines, los parterres y el bosque. Además están encerrados en un soberbio marco de pinares y montañas que les dan un aspecto ideal. Ocupan una extensión de seis kilómetros cuadrados. A la derecha del palacio y frente al patio de la Herradura, en un nivel inferior, se halla el Parterre de la Fama; su estado actual no corresponde al diseño primitivo y sufrido numerosas transformaciones. Es de tejo y boj recortado, siendo esto una innovación, ya que era la primera vez que se utilizaba el tejo de esta forma. Todo un seto de bolas y cubos, verdadera arquitectura vegetal, rodea el parterre a la inglesa que ocupa el espacio central. En el centro se levantan las figuras de Dafne y Apolo en aptitud de perseguir a la ninfa; en su huida ésta comienza a transformarse en laurel.
 Los cuatro ángulos del parterre están rematados por unos magníficos jarrones, ricamente adornados con las armas del Sancti Spiritus y rematadas por una corona real.
 Al final de este parterre se encuentra la fuente que le da nombre y que tuvo fama por el enorme surtidor que se puede ver desde Segovia en los días claros. El chorro tiene casi cincuenta metros de altura y surge de la trompeta de la Fama que cabalga sobre Pegaso.
 Baños de Diana. Al otro lado del parterre de la Fama y paralela a la calle anterior, existe la calle de Valsaín que nos conduce directamente a la fuente y plaza de los Baños de Diana, obra inspirada en el Gran Trianon de Versalles, que describe el momento en que el pastor Acteón sorprende a la diosa en el baño por lo que será castigado a convertirse en ciervo. Las figuras, medio recostadas, son de gran plasticidad y gracia de movimientos, y su juego de aguas es realmente espectacular. Alrededor de toda la plaza hay magníficos jarrones semejantes a los del parterre de la Fama.
 Fuente de las Ranas. Del extremo izquierdo de la plaza parte una calle que conduce a la fuente de las Ranas, también inspirada en otra famosa de Versalles y que representa la historia de la diosa Latona, a la que niegan el agua los campesinos que, en castigo, son convertidos en ranas. Las estatuas representan diferentes fases de esta transformación, en figuras esparcidas por tres grandes estanques concéntricos. El juego de aguas de esta fuente hace que las dieciséis ranas del estanque proyecten sus surtidores sobre el grupo de Latona y sus hijos, envolviéndoles en una nube de agua pulverizada.
 Plaza circular de las ocho calles. Siguiendo la calle larga llegamos a la gran plaza circular de las ocho calles. En el centro Mercurio lleva entre sus brazos a Psiqué, a quien Venus ha enviado al infierno a en busca del pomo de la belleza. A esta plaza concurren ocho calles, que le dan nombre y entre ellas se adorna con ocho fuentes, todas iguales, dedicadas a Neptuno, la Victoria, Marte, Cibeles, Saturno, Minerva, Hércules y Ceres. Desde el centro de esta plaza se pueden ver estas ocho fuentes más aquellas que se encuentran al fondo de sus ejes: la de la Fama, en el sentido de la pendiente; la de las Ranas y las Tres Gracias; diagonalmente, las de las Tazas y los Dragones, que son de gran sencillez y la del Canastillo.
 Parterre de la Cascada. Frente a la fachada principal del palacio se desarrolla el parterre de la Cascada, coronado por un pabellón de delicada arquitectura. Es de piedra rosa, con cuatro puertas y delante de él se encuentra la fuente de las Tres Gracias, de la que parte un velo de agua que cubre los mármoles policromos de los diez estanques escalonados que llegan a la fuente de Anfítrite. Toda la cascada se encuentra animada por niños, delfines, tritones y animalillos marinos. Dos ancianos venerables simbolizan los ríos Guadiana y Guadalquivir. El parterre que la separa del palacio está también adornada por numerosas estatuas.
 Carrera de caballos. Paralela a la Cascada en otra avenida corre otra serie de estanques que desde la fuente de Andrómeda, en la que aparece con Perseo, llega hasta la fuente de Neptuno, estanque en el que se encuentra el dios del mar rodeado de hipocampos. A esta serie se le denomina con el nombre de carrera de caballos y posee un total de 114 surtidores. Sus cinco estanques escalonados forman una serie de cascadas que vierten en otro mayor llamado de la Media Luna.
 El Mar La parte superior de los jardines se encuentra ocupada por zona de arbolado y se la denomina con el nombre del Bosque. Se corona esta zona, por “Mar”, gran depósito donde antiguamente paseaban aves acuáticas y donde iban los monarcas a disfrutar de un paseo en falúa. Este lago artificial está rematado por una gruta de rocalla. Estas grutas son típicamente italianas e inspiradas en las hechas en Francia, donde se decoraban con juegos de agua, chorros imprevistos que mojaban a los visitantes, autómatas e instrumentos musicales.Madia ya que es un recorrido que empieza en montaña, pero es todo de bajada (una bastones vendrán bien) por lo demás sin dificultad añadida
Equipo recomendado
Botas de montaña, mochila con comida y agua (2 l mínimo), protector solar y gorra.  No hay que olvidar un chubasquero, por si surgen nubes de evolución diurna. Botiquin personal y pastillas de glucosa.